Ruta:  EL Burgo - Cortijo de Bellavista - Puerto del Pinsapo - Cortijo y Fuente de la Hoya del Pino - Puerto Jabonero - Riscos del Lirio - Arroyo del Sabinal - Torre de Lifa

 

Tiempo: 06:00

Fecha: Noviembre 2.013

Bibliografía: Nuestro guía y coordinador de la ruta es Rafael Flores, autor de la mejor guía de la Sierra de las Nieves de Editorial La Serranía

La ruta atraviesa algunas fincas privadas, por lo que habrá que contar con el permiso de los propietarios. 

Pasado El Burgo, tomamos el carril que sube hasta el puerto de la Mujer, dejando el coche junto al enlace de la pista con el sendero del cortijo de Bellavista, que coincide con el GR-243 Sierra de las Nieves que va de Ronda a El Burgo.

Nada más echar a andar, vemos la Torre de Lifa, coronando el cerro sobre el que se ubica y al que pretendemos subir, aunque todavía nos queda casi toda la ruta.  Al fondo el Carramolo del Queso.

Cruzamos el cauce seco del Arroyo del Sabinal,

siguiendo el sendero al otro lado hasta toparnos con el antiguo cortijo de Moñiguitos o de Troncha;

visitando su alberca, que fue restaurada por la red de voluntarios medioambientales del P. N. Sierra de las Nieves, el pasado año.

Volvemos por nuestros pasos, cruzando de nuevo el Arroyo del Sabinal que al unirse con el de la Higuera, dará lugar al Río Turón, aunque desde su nacimiento hasta el pueblo se le conoce como Río de El Burgo.

Remontamos por la ladera opuesta siguiendo algunas trazas de sendero,

hasta que enlazamos con el principal,

que nos acerca hasta el cortijo de Bellavista,

o lo que queda en pie de este.

Desde el cortijo se disfrutan unas bonitas vistas.

Detalle de la Torre de Lifa.

Más abajo vemos las ruinas del cortijo por el que hemos pasado, el de Moñiguitos.

El camino sigue subiendo en dirección al Puerto del Pinsapo.

Sierra Cabrilla comienza a despuntar.

El cortijo de Lifa también aparece por detrás del cerro y la torre.

Desde la cordal por la que transitamos, tenemos unas vistas inmejorables del Pico del Viento y el Cancho del Lobo. 

 

así como el cortijo y torre de Lifa. 

Subimos a un resalte a modo de atalaya,

desde donde divisamos el pinsapo solitario que da nombre al Puerto del Pinsapo.

 

No muy lejos de donde nos hallamos, vemos correr una jabalina con sus crías. 

Descendemos de nuestro otero natural, 

para avanzar ahora junto a una alambrada. 

Aunque aún es pronto, las cornicabras comienzan a teñirse con tonos amarillentos, rojizos y cobrizos. En la imagen la característica agalla con forma de cuerno de cabra, que da nombre a este arbusto. 

Desde el puerto del Pinsapo, podemos ver a nuestras espaldas, la Sierra de Alcaparaín y Sierra Cabrilla. 

Al frente o lo que es lo mismo hacia el oeste, de izquierda a derecha Sierra Hidalga, Puerto Frio y Carramolo del Queso. 

Detalle de la Peineta de la  Hidalga.

 

hacia el norte, el Cancho del Lobo y Pico del Viento. 

y entre ambos Los Peñoncillos.  

 

Pinsapo en el Puerto del Pinsapo. 

Abajo en el valle se encuentran las ruinas del cortijo de la Hoya del Pino.

Tenemos intención de visitarlo, pero antes hacemos una paradita para tomar algo. 

Imagen del pinsapo desde la parte opuesta. 

Reanudamos la marcha, 

bajando por una fuerte pendiente, 

hasta el cortijo de la Hoya del Pino. 

Aún se puede distinguir la cocina 

o el horno. 

Unos metros más arriba, se encuentra la fuente de la Hoya del Pino. 

que también visitamos. 

La fuente se encuentra dentro de una cueva, a la que se le ha instalado un bidón con patas, que recoge el agua que cae del techo, dejándola salir por un orificio. 

Volvemos al cortijo a por nuestras mochilas. 

De camino, vemos unos apriscos para el ganado que se han realizado aprovechando las rocas. 

A espaldas del cortijo parte un sendero que seguimos. 

Nos dirigimos hacia el Puerto de Jabonero, 

donde optamos por rodear por la izquierda los Riscos del Lirio. 

Llegamos al arroyo del Sabinal, que en esta zona baja encajonado. Aquí las cornicabras tienen un color más otoñal. 

 

Buscamos un buen sitio para bajar al arroyo, 

que cruzamos.

Alcanzamos una loma, 

desde donde echamos una mirada atrás para ver el camino que hemos traído, 

además de ganar vistas al cortijo de Lifa. 

Nos dirigimos a la base del cerro donde se ubica la Torre de Lifa, 

junto a la que nos hacemos una foto de grupo. 

Después de comer algo, continuamos la ruta por el GR-243 

que nos dejará de nuevo en los coches, 

tras pasar por el cortijo de Moñiguitos, que ya visitamos por la mañana. 

Nos vemos en las Montañas

Rutas por la Sierra de las Nieves

Otras Rutas

Página Principal