Ruta:  Cerro de las Empanadas. P. N. Sierra de Castril

Recorrido:   18,5 Km.

Tiempo:  09:00

Fecha:   Octubre 2.012

Bibliografía: Sierra de Castril. Guía del excursionista de Agustín García Martínez. Editorial La Serranía

Esta es la ruta estrella de la sierra de Castril. Lo que desde el P.N. de Cazorla es un paseo, desde esta vertiente de Castril es una ruta montañera durísima, cumbre de 2106 metros, máxima altura del parque. 

Aparcamos bajo la tubería de la central eléctrica junto al cortijo del Nacimiento, 

siguiendo por una pista que sale por detrás del cortijo. 

Pasamos junto a unos corrales y sembrados ,dejando a la izquierda el desvío cementado que baja a la central. 

Nosotros seguimos de frente, con el río a nuestra izquierda y una primera imagen del barranco de Túnez, aunque no será por aquí por donde le atacaremos. 

Enlazamos con el sendero oficial que parte junto a un panel informativo al otro lado del cortijo, 

poco antes de llegar al río. 

Lo cruzamos por un puente. 

Si permaneciéramos en la otra vertiente sin cruzarla, llegaríamos al nacimiento del río Castril. 

Continuamos por un sendero muy marcado que sube por la ladera y que abandonaremos en poco tiempo, desviándonos a la izquierda hacia la base de otro barranco que se ve más accesible. 

Avanzamos por una pedrera, 

que nos introducirá de lleno en el barranco. 

Superamos un primer collado, 

encontrándonos con otra pedrera que sube por la izquierda por el barranco de Túnez. 

Sin perder mucha altura nos dirigimos hacia el otro collado que tenemos al frente; 

vemos marcas de pintura y postes de madera que nos indican que vamos por buen camino. 

Transponemos al otro lado, ganando vistas a esta otra vertiente. 

La senda resulta fácil de seguir y los desniveles se han suavizado, 

llevándonos hasta el lecho del barranco 

que cruzamos para continuar por la otra vertiente. 

Vadeamos algunos barrancos subsidiarios. 

ganando algo de altura y alcanzando una pequeña meseta. 

para más tarde rodear un promontorio rocoso por la derecha.  Por fin logramos ver la cuerda del Empanadas.  

El sendero de nuevo nos acerca al cauce, avanzando por este

hasta que terminamos cruzándolo. 

aunque por poco tiempo, pues volvemos al cauce,  

continuando por este hasta salirnos a la altura de unos nogales, 

que nos indican que estamos en el cortijo del Maestrillo, donde hacemos una paradita para comer algo. 

Nota de Juan Carlos García Gallego sobre el Cortijo del Maestrillo:
“El llamado Cortijo del Maestrillo fue morada durante cuarenta años de un maestro de escuela llamado Eduardo, que un día se echó a vivir al monte para pasar sus días en completa soledad, visitado esporádicamente por pastores o serranos, a alguno de los cuales enseño a leer y escribir. Asimiló de tal modo su aislamiento que se hizo anciano en su cabaña, cumpliendo en ella 86 años. conforme sumaba edad la gente del lugar vivía con preocupación su suerte, especialmente cuando la nieve abrazaba el Empanadas. Cuentan que en uno de estos nevazos pasaron muchos días sin saber del maestro, por lo que los cortijanos avisaron a la Guardia Civil que consiguió subir hasta la cabaña donde le hallaron muy enfermo. Casi por la fuerza lo ingresaron en un hospital de Granada, pero el maestro escapó a la primera oportunidad y regresó al Empanadas. A los 86 años le falló la vista y pudieron convencerle que se mudara a Castril, a donde bajo con pena, diciendo que volvería cuando se recobrara, pero las fuerzas de su edad ya no le dejaron subir. La primera vez que visité el Empanadas hacía un mes que habían bajado al maestro, y puedo constatar que la precaria cabaña todavía conservaba la cama hecha y buena parte de sus pertenencias, pero lo que más me sorprendió fue descubrir fuera un hoyo excavado y un saco de cemento que el maestro tenía preparado para que lo enterraran si llegaba el caso, el primero que lo descubriera. Hoy, el cortijo del Maestrillo es ya casi una ruina, al punto de que pronto será devorado por algún invierno más cruel que el anterior, y sólo una hilera de viejos nogales desgreñados testificará la osadía del maestro que paseó medio siglo su soledad bajo las nieves del Empanadas”  

La ruta de nuevo se nos complica, pues nos salimos del sendero oficial para ascender por el barranco de Túnez. 

El desnivel es grande 

y el terreno muy complicado  

La mancha amarilla entre los árboles son los nogales del cortijo del maestrillo. 

Cercanos a la cabecera del barranco, lo abandonamos para dirigirnos a la cuerda divisoria 

desde donde ya será un paseo alcanzar la cumbre. 

Disfrutamos de bonitas vistas al cortijo del maestrillo, 

la Sagra, 

o la cordillera del Banderillas. 

Cumbre del Cerro Empanadas a 2106 metros. 

Coincidimos con dos grupos en la cumbre. Todos hemos subido por distinto sitio y la bajada tampoco será la misma. Nosotros seguimos la cordal hacia el noreste  

dejándola para dirigirnos a un collado que separa 

el Empanadas del Cerro de la Carrasca. 

Rodeamos la Carrasca por la izquierda, comenzando una gymkana rompepiernas 

tan sólo suavizada por un par de zonas llanas 

donde nos da tiempo a relajarnos un poco 

Abajo vemos el Cortijo de la Puerca, nuestro siguiente hito 

y hacia el que descendemos como mejor podemos, 

pasando junto a este tornajo de madera, que es como llaman por la zona a los abrevaderos. 

En el cortijo hacemos otra paradita para refrescarnos en una de las fuentes. 

Nuestro camino tira hacia el sureste 

por una pedrera en la que hay una preciosa senda arriera que es la que tomaba el maestro de Empanadas cuando se dirigía a su cortijo. 

No tardamos mucho en ganar el valle, por donde continuamos hasta unirnos con el sendero de la mañana 

que cruza el río Castril 

y en poco tiempo nos deja en el cortijo del Nacimiento, llegando al coche que tenemos aparcado junto a este lavadero. 

Nos vemos en las Montañas

Rutas por la Sierra de Castril

Otras Rutas

Página Principal