Ruta:  Bujeo - Guadalmesí - Tajo de las Escobas - Llanos del Juncal - Nacimiento Río de la Miel - Sierra del Bujeo - Bujeo. P. N. de los Alcornocales

Recorrido: 18,5 km

Tiempo: 05:45

Fecha: Abril 2.018

Bibliografía: Campo de Gibraltar. Guía del Excursionista Vol. 1. Editorial la Serranía. La ruta coincide en su mayor parte con las Rutas 5 y 6 del libro.

Iniciamos la ruta desde el área recreativa de El Bujeo, en el km 95 de la N-340. Echamos a andar por la pista de la izquierda que se dirige al cortijo del Palancar. La de la derecha que sube a las Corzas, nos servirá para la vuelta. 

Mano y Bola, escultura de Todd Slaughter en la Sierra del Cabrito que escenifica la solidaridad de Europa con África. 

Aproximadamente a un kilómetro, nos salimos por la izquierda,  

primero por una vereda, más tarde por un cortafuegos, para terminar, enlazando con la vereda que recorre la ladera izquierda del valle del Guadalmesí. 

Desde el sendero cuando los arboles lo permiten, vemos las antenas del Tajo de las Escobas, hasta donde pretendemos subir. 

La senda a veces nos acerca y otras nos aleja del río; 

siempre por un bosque galería donde abundan los alisos, durillos y ojaranzos. 

Las abundantes lluvias de este año hacen que corra el agua por todos los pequeños afluentes del Guadalmesí.

Llegamos al puente del Palancar, donde saldremos de nuevo a la pista, 

cruzándola para ir en busca de una vereda que asciende en dirección nordeste, hasta enlazar con el carril que sube al Tajo de las Escobas. 

Mejor que continuar por el carril, preferimos internarnos en un bonito canuto,  

que es como se conoce al bosque galería de los encajonados valles de las sierras del Campo de Gibraltar. 

Guadalmesí proviene del árabe y significa río de las mujeres. 

Las nubes que vienen del estrecho son frenadas por la sierra y aportan mucha humedad en forma de nieblas,

conocidas como las barbas del levante o como lluvia horizontal, durante la larga estación seca propia del clima mediterráneo. Estos factores contribuyen a crear un microclima característico. 

Todo esto ha servido para que a Los Alcornocales se les conozca como la última selva mediterránea. 

Una vez en la pista, la seguimos hasta la cumbre cubierta de antenas. 

Estrecho de Gibraltar. 

Hacia el este contemplamos el pico Bujeo, fácilmente reconocible por las instalaciones de un radar militar. Por allí irá nuestro camino de vuelta. 

Playa de los Lances en Tarifa.

Junto a una caseta protegidos del viento nos comemos el bocata. 

El descenso lo hacemos por la carretera, pero atajamos campo a través por un canuto que nos dejará cerca de los Llanos del Juncal. 

En la charca temporal de los llanos, nace el río Guadalmesí. 

A nuestra izquierda tenemos una pared de matorral que parece infranqueable, pero que si encontramos el paso podremos bajar hasta el nacimiento del río de la Miel,

que encontraremos bajo una gran roca de donde brota el agua, protegido por numerosas zarzas.  

Volvemos a los Llanos del Juncal, desde donde continuamos la ruta, 

dirigiéndonos ahora hacia el pico Bujeo. 

Al otro lado del valle del río Guadalmesí, contemplamos las antenas del Tajo de las Escobas. 

Pico Bujeo (769 m) 

La bajada hacia el área recreativa de El Bujeo es fácil y cómoda. 

A pocos metros de la pista se encuentra el pico Vacas con un vértice geodésico. 

Pico Vacas (647 m) 

Desde aquí sólo nos quedan poco más de 3 km o menos de una hora para llegar al coche. 

Nos vemos en las Montañas  

Rutas en Picobarro por el P. N. de los Alcornocales

Página principal

 

Temporada 2017-2018

Temporada 2016-2017

 

Temporada 2015-2016

Temporada 2014-2015

 

Temporadas anteriores